¿Y tú qué esperas?

Por Jesús Peña Cadena



No hay límites para mejorar, por lo tanto, no hay límites para mejorar la vida. Esta es una frase que escuche hace poco en un audio educativo y que ha estado resonando en mi cabeza por lo menos las ultimas 2 semanas. Este audio lo he escuchado algunas veces en lo que va del año, sin embargo, ninguna de las veces anteriores había reflexionado en esta frase que me parece que es de lo más cierta.

Muchas veces había leído la frase "el único límite te lo impones tú mismo" y me parecía hasta cierto punto correcta, aunque muchas veces creí que era una locura poco a poco he comprobado que es real, pues la mayoría de limitaciones que existen en nosotros son mentales y no existen en la realidad, por ejemplo muchas veces sentimos pena de vender algún producto, nuestra pena no es venderlo, más bien nuestro problema es que pensamos que no van a querer comprarlo y a causa de ese sentimiento y pensamiento es que ni siquiera hacemos el intento de mostrárselo al posible cliente. Algunas veces he experimentado que cuando a mí me daba pena mostrarle un producto a otra persona, dejo ese miedo de lado, lo muestro y resulta que es exactamente lo que estaba buscando me agradece y si es algo que yo estoy vendiendo me compra, claro que eso no me pasa siempre, pero lo menciono solo para ilustrar, y analizar que hubiese sido si yo simplemente hubiera dejado de lado y no hiciera nada, no pasaría nada, ese amigo/a seguiría necesitando dicho producto y yo seguiría sin lograr cerrar una venta o sintiéndome frustrado por que ni siquiera lo intente.

El hecho de ser mejores y conseguir una vida mejor no es algo que normalmente ocurre en un abrir y cerrar de ojos, claro que si hay quienes dan saltos cuánticos y dan giros de 180º en algunos aspectos de su vida, pero generalmente no es así, para hacer cambios lo más común es empezar como dice el dicho "De paso en paso se llega a Roma", paso a pasito, poco a poco y para esto veamos algo que a mí me ha sucedido el año pasado(2017), le cuento que ya tengo varios años he estado un poco o mejor dicho muy alejado del deporte, durante los anteriores 4 o 5 años he dejado el deporte y el ejercicio físico al grado que caminar durante 20 minutos es cansado para mí, entonces decidí a mitad del año 2017 retomar el ejercicio y me puse la meta personal de iniciar aunque fuera con 5 minutos de ejercicio diario haciendo lagartijas en la comodidad de mi casa, empecé haciendo 15 lagartijas diarias durante la primera semana, al principio había días que me distraje y no cumplí con esa pequeña meta, entonces tome la opción de fijar una alarma para que cada día me avisara que ya era hora de hacerlo y poco a poco empecé a mejorar, con ese pequeño cambio, al poco tiempo ya podía hacer 30, después 45, después 60. Y poco a poco logre formar el habito el cual cada vez me ha ido llevando hacia adelante, al grado que después de las lagartijas inicie con abdominales diarias, y para finalizar el año alcance el punto de hacer 200 abdominales y 100 lagartijas, WOWWWW, DE MARAVILLAQuizás para algunos de ustedes esto no sea nada de asombro, pero para mí que tenía algunos años sin hacer ejercicio físico, ha sido un gran paso y ha sido suficiente para darme cuenta que día a día, paso a paso se pueden lograr grandes resultados y ese es el punto principal aquí, ya que muchas veces queremos comernos el mundo de una sola mordida, queremos dormirnos hoy y despertar con un cuerpo atlético o con un millón de dólares, buscamos resultados rápidos y no es así como funciona normalmente. Cambiar nuestros hábitos no es sencillo, pero empezar a cambiar y mejorar puede ser tan fácil como dedicar 5 minutos diarios.

Es importante que podamos comprender, que paso a paso, podemos mejorar en cualquier ámbito, cada día tenemos la oportunidad de tomar acción, de dar ese paso extra, de avanzar, aunque sea un centímetro porque ese centímetro nos pone más cerca de la meta, siempre tenemos esa oportunidad de ser mejores, de tener mejor salud, de estar más dispuestos, de lograr mejor vida. Dicen que "pequeños cambios pueden traer grandes resultados" y esto es muy cierto, pero siento que a veces no entendemos de fondo esta frase, pues nuestros pequeños cambios, deben ser de forma constante en nuestra vida, 5 minutos de ejercicio no harán una gran diferencia en tu físico, pero 5 minutos hoy te preparan y te acercan al día en que puedan ser 30 minutos o 2 horas, eso dependerá de ti, de tus metas y objetivos y recuerda que la esencia de la vida de ir siempre hacia adelante, no hay límites para ser mejor por lo tanto no hay límites para mejorar tu propia vidate deseo grandes éxitos. 

no olvides que siempre es un honor recibir tus comentarios así que adelante.